Históricamente, en los momentos de crisis económica y la pérdida de confianza en los poderes públicos, se ha visto el nacimiento de monedas comunitarias alternativas que fomentan el comercio entre comunidades pueblos, ciudades y áreas rurales.  

La idea de monedas locales o sistemas de crédito mutuo no es nueva; es tan antigua como la civilización misma y pasan a primer plano en tiempos en que hay escasez de dinero estatal y bancario. Si hay personas dispuestas a admitirlo, cualquier grupo o comunidad política puede emitir crédito comunitario sin interés. 

Consecuencias de la pandemia y escasez monetaria.

La pandemia de COVID-19 está transformando el mundo a un ritmo superior al de la propia globalización. Estamos viviendo quizás la peor crisis financiera desde la Gran Depresión en la década de 1930, y sus consecuencias apenas empiezan a vislumbrarse. El dinero escaseará aún más para las personas que dependen de los salarios para vivir, viéndose ya afectadas las personas más pobres y precarias. Es solo cuestión de tiempo que la falta de dinero se generalice en la sociedad.

Paralelamente el  apoyo a los ingresos garantizados ha aumentado y dicho incremento se atribuye  las desigualdades que el COVID-19 ha revelado, ya que la pérdida de empleo afecta más a personas trabajadoras de bajos ingresos y persona vulnerables (minorías, ect..) 

El Boom de las monedas sociales

En los últimos años ha habido un de boom de monedas alternativas, uno de los ejemplos de referencia mundial, el Wir suizo, Wir significa nosotros en Alemán, una moneda creada en 1934 tras la Gran Depresión que empezó siendo un sistema económico paralelo entre empresarios y que en la actualidad utilizan 50.000 comercios que disponen de un banco cooperativo propio, representa entre el 1 y el 2% del GDP Suizo. Otro ejemplos es el Banco Palmas creado en 1998 en un conjunto de suburbios de Brasil, que otorgan micro créditos de bajo interés en moneda social a comunidades excluidas por la banca tradicional. 

Nuestra propuesta: La RBIU

Desde la Fundació Equilibri, nos hemos propuesto crear una Renta Básica de Intercambio Universal (RBIU) mediante una moneda electrónica social propia, llamada λóγος (Logos), de uso corriente y legal, para poder ofrecer una renta modesta, pero suficiente para cubrir las necesidades básicas de la vida. 

¿Qué queremos lograr? 

  • Reducción de la desigualdad y erradicación de la pobreza. 
  • Mejorar el bienestar económico de las personas y que puedan elegir dónde quieren destinar sus recursos. 
  • Impulsar el emprendimiento y el intercambio entre personas mediante la creación de un ecosistema de economía colaborativa. ç
  • La promoción del tejido productivo local. 

¡Participa! 

Si logramos que RBIU se adopte y se convierta en el principal medio de pago en tu barrio,  por ejemplo, a medida que utilizan los λóγος se desplaza el uso de la moneda oficial , mientras que la RBU se convertiría en una realidad para la comunidad. Cuando se acepten λóγος, se contribuirá a un sistema de Renta básica de Intercambio Universal, comunitaria, no estatal que contribuirá a erradicar la pobreza y lograr una sociedad más justa y democrática. ¡Únete a RBIU!